“Cuando uno está sano todo es vida de rosas”

0

En junio del 2016 llegó a Santiago con un solo sueño: recuperarse. El Sargento Segundo Heberto Lepio al recibir la noticia de su enfermedad tuvo que dejar Coyhaique para operarse y someterse a un largo tratamiento en el Hospital Militar de Santiago. Desde ese entonces vive junto a su señora y sus dos hijos – de seis años y  de diez meses- en la casa de acogida de Peñalolén que administra el Comando de Bienestar. “Aquí me abrieron las puertas y me han entregado seguridad. Todos han sido muy amables. Me siento tranquilo porque estoy al lado del Hospital”, afirmó.

Además del apoyo que recibe de sus familiares, cuenta que  la Fundación de Señoras del Ejército ha estado constantemente en contacto con él. “Cuando uno está sano todo es vida de rosas. Por eso, es maravilloso que exista gente preocupada en estas  circunstancias. Tanto las donaciones como las palabras de aliento son importantes y dan fuerzas para seguir adelante”.

Compartir