Discurso Entrega Marianne Stegmann de Oviedo

0

Al terminar estos cuatro años en que tuve la oportunidad de liderar como presidenta la Fundación de Señoras del Ejército, sean estas mis últimas palabras para agradecer infinitamente a Dios y a quienes hicieron posible avanzar en esta linda obra.

En mi corazón me llevo innumerables muestras de cariño y miles de sonrisas que atesoraré como lindos recuerdos vividos donde conocí y compartí experiencias con tanta gente que de alguna manera hicieron posible que esta tarea fuera llevadera.

Siento una gratitud especial por un sinnúmero de personas. El equipo administrativo quienes desde el primer instante hicieron su mejor esfuerzo por orientarme. A las directoras que me acompañaron en este andar que con gran dedicación y energía entregaron muchas horas de su tiempo.

No puedo dejar de mencionar a las voluntarias a lo largo Chile desde Arica a Punta Arenas porque han puesto su corazón al servicio de los demás demostrando gran entrega y cariño. A los amigos y amigas, por su apoyo incondicional. A los integrantes del Ejército por creer en mí, colaborando siempre con nuestras actividades y a cada persona que entregó un granito de arena en beneficio de nuestra misión.

Agradezco enormemente a mi familia, a mis hijos por su constante apoyo y comprensión. A Humberto por su cariño, generosidad, por darme la posibilidad de presidir esta Fundación y trabajar para la familia militar.

A mi sucesora, Cecilia, le deseo el mejor de los éxitos en este nuevo y gratificante desafío. Estoy segura que con tu gran equipo de trabajo podrás lograr los objetivos que te propongas. Mucha suerte y cuenta conmigo.

En el espíritu de ayudar es recibir.

Hasta siempre,

Marianne Stegmann de Oviedo

Comments are closed.