En octubre perdió su casa producto de un incendio. Sandra Santander no lo podía creer porque nunca pensó que algo así le podría ocurrir. “Estábamos en el living con mi mamá cuando miré por la ventana y vi que la casa de al lado estaba envuelta en llamas”, recuerda esta cabo segundo de la Brigada «Maule» luego de vivir uno de los peores episodios de su vida.

Sin embargo, gracias al apoyo de la Fundación de Señoras del Ejército, a través de la entrega de una gift card, pudo comprar las cosas que más necesitaba. “Fue muy importante para mí la ayuda de la Fundación, una linda sorpresa. Estoy enormemente agradecida por la preocupación, más allá de lo monetario, del cariño y la contención”, agrega.